Hoy se hizo público
el comunicado

En la mañana de hoy el Nuncio Apostólico en nuestro país, Orlando Antonini, visitó al presidente electo y posterior a ese encuentro en el local de la APC, dio a conocer el Decreto sobre la "Pérdida de estado clerical del Monseñor Fernando Armindo Lugo Méndez, Obispo Emérito de San Pedro".

El representante del Papa en nuestro país leyó íntegramente el documento que tiene fecha 30 de junio del 2008, donde consta que “habiendo examinado cuidadosamente todas las circunstancias, Su Santidad Benedicto XVI ha concedido para él la pérdida del estado clerical; con la consiguiente pérdida de los derechos inherentes al mismo, dispensándolo al mismo tiempo de los votos religiosos hechos en la Sociedad del Verbo Divino, de la obligación de celibato (cf. CIC can. 291) y de las demás obligaciones que el estado clerical comporta (cf. CIC can. 292)”.

Quienes estudiaron el pedido del ahora electo presidente de la República del Paraguay, señalan además que “la comunidad política y la Iglesia entre sí son autónomas, sin embargo ambas están al servicio de la vocación personal y social de las personas”. Y en otro punto, el decreto expresa que “la aceptación de Fernando Lugo del cargo de Presidente de la República del Paraguay no es compatible con las obligaciones del ministerio episcopal y del estado clerical”.

Posterior a la lectura completa del documento, Antonini respondió a las preguntas de los periodistas que indagaron más acerca del alcance de la dispensa papal dada a conocer. En ese sentido, dijo que si después de cinco años, él (Lugo) desea volver a la iglesia como pastor, el caso tiene que ser revisado nuevamente porque la medida tiene naturaleza perpetua, definitiva, a menos que la autoridad suprema lo revea, según el caso.

Indicó además que el sacramento del Orden Sagrado que lo consagró como sacerdote no lo va a perder porque es una marca indeleble.