Satisfechos con la promesa de interiorizarse más en el tema de Puerto Casado, para ofrecerles posteriormente una alternativa de solución, los casadeños se retiraron hoy pasado el medio día del local de la Alianza Patriótica para el Cambio, luego de dialogar con el presidente electo Fernando Lugo.

Francisco Dick, quien actuó de vocero de la delegación integrada por representantes de diversas organizaciones, señaló que se mantienen en el pedido de conseguir la expropiación de las 51 mil hectáreas. Denunció que el terreno donado por el Parlamento a los lugareños, no sirve para nada productivo.

"Nos han dado en donación la zona inundable, la zona no apta para la agricultura, y por lo tanto, lo que reclamamos es una cuestión de soberanía nacional, de estrategia geopolítica, es un puerto histórico, y por lo tanto esa es nuestra defensa. Queremos solución, pero una solución con dignidad", significó el dirgente.