Una visita del presidente de Paraguay a Bolivia, en la que se realizó un acto para celebrar el final de una conflicto entre ambos países hace siete décadas, se vio opacada el sábado por las crecientes pugnas entre los bandos políticos bolivianos.

La hostilidad entre los sectores de derecha y de izquierda de Bolivia imposibilitó que se realizara el acto previsto en Villamontes, al sureste, para el cual llegaron el presidente saliente del Paraguay, Nicanor Duarte, y su sucesor, el mandatario electo y ex obispo católico Fernando Lugo.

El encuentro se reubicó en la población de Sanandita, debido a que activistas cívicos de Villamontes impidieron el ingreso del presidente boliviano, Evo Morales, con lo que suman tres ocasiones en las últimas semanas en que se impide el arribo del mandatario indígena a distintas zonas.

El viernes, un grupo juvenil identificado con el Comité Cívico de Santa Cruz impidió la llegada de Morales al acto de inauguración de un puente.

A fines de mayo también se evitó el arribo del mandatario a la capital legal de Bolivia, Sucre, en incidentes marcados por agresiones a campesinos seguidores del gobernante.

En el acto protocolar en Sanandita, al que asistieron militares y delegaciones de indígenas, Morales se refirió a la dificultad de buscar la igualdad social de los pueblos, en momentos que que su proyecto de cambio de Constitución está frenado por demandas de autonomía alentadas por la derecha.

"Quiero decirle (...) que es tan difícil buscar la igualdad en nuestros pueblos, que grupos pro-intereses ajenos no pueden entender la importancia de la lucha de los pobres, esa lucha histórica que se traduce en una batalla por la liberación de Sudamérica," dijo Morales, en declaraciones transmitadas por la televisión estatal.

Duarte agradeció participar en su último acto internacional como Jefe de Estado y dijo Latinoamérica atraviesa por un doloroso momento en la lucha por las causas de los pobres.

"La guerra que tenemos que llevar desde América del Sur es la que tenemos que reconducir mediante la voz de los pobres (.) Estoy convencido que en estos cinco años de mi gobierno el proceso de integración entre Bolivia y Paraguay tuvo grandes avances," dijo Duarte.
(Publicado por la Agencia de Noticias Reuters)