Al término de la audiencia mantenida con el presidente electo Fernando Lugo, el licenciado José Bogarín, titular de la Cámara Paraguaya de Cereales y Oleaginosas (CAPECO), dijo en conferencia de prensa que la institución tiene bastante experiencia y esas experiencias han redundado en beneficio del agro paraguayo. “Por ello nos ponemos a disposición del equipo tanto del ministro Borda como Fernando Lugo para empezar a dialogar y construir un Paraguay diferente”, refirió.

En ese sentido, mencionó que el sector agro exportador representa para el Producto Interno Bruto (PIB) del país, más del 43 por ciento, lo que se traduce en riqueza genuina que está aportando este sector al país.

“La pena, que hay que decir, es que nunca hemos visto el destino de nuestros aportes. Han ido a las arcas públicas, pero que nosotros sepamos no han sido reinvertidos al agro
No ha habido una política de reducción de la pobreza y en otros términos hubo mucho circo con los campesinos, con nuestros hermanos campesinos pobres y porque digo circo porque hubo políticos, dirigentes que han hecho es aprovecharse de los campesinos para otros fines, pero que nosotros sepamos el gobierno en su política ha hecho poco para que el joven rural pueda tener capacitación”, criticó fuertemente.

En ese sentido, dijo Bogarín “nosotros podemos con nuestra experiencia colaborar con el gobierno de Fernando Lugo, ya que es grato a nuestros oídos escucharle a Borda (Dionisio), que piensa desarrollar el agro especialmente en las PYMES, en la cual nosotros tenemos experiencia en el desarrollo para la agricultura”.

El titular de Capeco señaló que lo único que siempre han solicitado fue que les dejen trabajar y generar riqueza. “Aclaro también que no estamos ajenos a dar valor agregado a nuestros productos, pero que no seamos solamente el sector agro exportador, sino toda la ciudadanía la que aporte al fisco y sepamos todos qué destino tienen esos fondos”, remarcó.

Aclaró además que el presidente electo no mencionó la intención de gravar las exportaciones, pero el sector está conciente que hay intenciones de gravar a la soja y si ello llegara a suceder, tendrá que haber reglas claras y se sepa con qué fines se hace tal gravación ya que hay inversores dispuestos a venir a invertir en Paraguay, pero no vienen porque hasta el momento las reglas de seguridad no son claras. “Esperemos que con el nuevo gobierno tengamos seguridad física jurídica”, puntualizó.