La candidatura de Fernando Lugo hizo público un documental que refleja la historia personal del aspirante a la Presidencia de la República y en el que ofrecen su testimonio diversas personas, entre las que se encuentra el obispo de San Juan Bautista Misiones, Melanio Medina, quien manifiesta que Lugo "reúne las condiciones" del "líder honesto y capaz que necesita el Paraguay".

El cortometraje biográfico sobre Fernando Lugo fue codirigido por los cineastas paraguayos Ramiro Gómez —director del documental 'Tierra roja'— y Diego Volpe —autor del corto 'La fiesta'—. Daniel Richard se encargó de la edición del vídeo.

La pieza audiovisual —que se puede ver en la web de la candidatura [www.fernandolugo.org.py]— comienza con imágenes del 29 de marzo de 2006, fecha en la que decenas de miles de personas mostraron su apoyo a Fernando Lugo, quien recibió más de 100.000 firmas de solicitud para que aspirara a la Presidencia de la República.

En el documental, monseñor Medina declara que "Paraguay necesita un líder honesto y capaz; y creo que reúne él (Fernando Lugo) esas condiciones". El religioso añade que el hoy candidato es un "hombre dedicado a su trabajo incansablemente, siempre preocupado, muy sensible, a la problemática de nuestro tiempo". Finalmente, añade que "da la esperanza de que (Lugo) es la gran esperanza del pueblo paraguayo".

La hermana de Lugo, Mercedes, recuerda que nunca le castigó porque fue un "siempre niño honesto, sincero, muy alegre desde pequeño" al que "nunca se le borró la sonrisa de sus labios".

El compañero del ahora candidato Osvaldo Salinas señala que Lugo es "un hombre muy sencillo y muy jovial", que siempre acompañaba a sus amigos enfermos y que "no va a cambiar nunca su estilo".

Su camarada de Comefor Vladimiro Remezowsky destaca cómo le afectó a Lugo el no ser ascendido a subteniente durante su servicio militar, una situación relacionada con el hecho de que el candidato es sobrino del disidente colorado Epifanio Méndez Fleitas. "Fernando era uno de los mejores ordenados. Muy disciplinado. Él, más preocupado queriendo ayudar a los demás. Siempre tuvo esa vocación de servicio".

Clotilde Acuña, desde la iglesia de Santa María, donde Lugo ofició su primera misa, señala que los Lugo "con gente de bien, gente querida" y recuerda que "todos lo apreciaban" al candidato en su época de profesor. "Tengo la espewranza de que con Fernando Lugo como Presidente va a acabar la pobreza para que sean atendidas las necesidades de los desprotegidos".

El formador de Fernando Lugo, el padre Ricardo Kelly, indicó que, cuando el hoy presidenciable se traladó a Asunción como seminarista, "siempre ha mantenido esa inquietud hacia los pobres, la gente marginada que realmente estaba sufriendo las consecuencias del régimen dictatorial en aquellos tiempos".