Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada por la emoción y la tristeza que representa recordar la tragedia del 1 de Agosto del 2004, el presidente electo Fernando Lugo junto al vice presidente electo Federico Franco, asistió al acto en el Memorial del Ykua Bolaños.

"Anhelamos que el 15 de agosto muera un país y nazca el país que nos merecemos", sostuvo en un momento del emotivo acto del que participaron las víctimas y familiares del siniestrado súper.

Significó que en el Paraguay, todos los ciudadanos merecen justicia, equidad, y oportunidad para vivir y ser felices. "Pero no podrán hacer ese país que nos merecemos, mientras los desaparecidos, los torturados y exiliados; muertos en el extranjero, mártires, jóvenes y adultos del campo y la ciudad; estudiantes y hombres agricultores, podamos mirarnos a los ojos y decir: este es el país de todos y nos merecemos justicia, equidad y sobre todo oportunidad para vivir y ser feliz", acotó el futuro jefe del poder ejecutivo.