“Vine a felicitar al presidente
electo por las elecciones
democráticas y por haber
ganado. La transición se está
llevando a cabo de una forma
espectacular, repetimos la
ayuda del Banco Mundial en las
áreas que el presidente
considere más apropiadas”,
fueron las primeras declaraciones de Pedro Alba, representante del Banco Mundial para el Paraguay, Uruguay, Argentina y Chile, al finalizar una reunión que mantuvo con Fernando Lugo en su despacho de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC) y donde también estuvo presente el futuro Ministro de Hacienda, Dionisio Borda.

Consultado sobre las áreas específicas en las que podrían ayudar al gobierno electo, Alba señaló que de acuerdo a las que el Banco pueda ser útil, existe la posibilidad de que en lo referente a reforma agraria sería centrada principalmente la asistencia.

Con relación a la deuda que tiene el Paraguay actualmente, el alto jefe del Banco Mundial refirió que la deuda representa alrededor del 8% de la deuda externa y se relacionan con tres proyectos en funcionamiento; una de carreteras, otra en educación y la última en comunidades. Indicó que ese porcentaje representa unos 250 millones de guaraníes, aproximadamente.

Pedro Alba dijo que expresaron al presidente electo que el Banco Mundial realiza su programa de asistencia en todos los países, los proyectos específicos que se puede apoyar en los próximos seis meses, y todo se hizo en un ambiente de cordialidad y predisposición de ambas partes.