Jueves, 24 de Abril de 2008 - EFE

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, llamó hoy por teléfono al gobernante electo de Paraguay, el ex obispo Fernando Lugo, para felicitarlo por su victoria en los comicios generales del pasado domingo.

Lugo, quien puso fin a 61 años de hegemonía del Partido Colorado al frente de una coalición opositora de amplio espectro ideológico, dijo a periodistas que la conversación fue breve, poco más de un minuto, y que Bush ofreció apoyo al Gobierno que asumirá el poder el 15 de agosto próximo.

El ex obispo, suspendido "a divinis" por el Vaticano tras renunciar a su estado clerical para dedicarse a la política, dijo que durante el breve contacto telefónico no han conversado de la relación que le atribuyen con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

El presidente saliente del país, Nicanor Duarte, denunció en la recta final de la campaña el presunto respaldo a Lugo de miembros del Gobierno de Venezuela, así como la presencia de "agitadores" de ese país, de Ecuador y de Bolivia para provocar incidentes en la jornada electoral.

Lugo dijo ayer que el primer representante de la comunidad internacional que felicitó el domingo tras conocerse los resultados provisionales de los comicios fue el embajador de los Estados Unidos en Paraguay, James Cason, y no el mandatario venezolano Hugo Chávez como dijeron los medios de prensa.

Entre el domingo y el lunes, también recibió el saludo de otros gobernantes de la región entre ellos Cristina Kirchner, de Argentina; Tabaré Vázquez, de Uruguay; Evo Morales, de Bolivia, y Michele Bachelet, de Chile.